Francia: vocación rural con ambición ecológica

Francia: vocación rural con ambición tecnológica

El Institut National des Sciences Appliquées de Toulouse (INSA) y el Syndicat Mixte de l’Eau et de l’Assainissement de Haute-Garone (Réseau31) participan en el proyecto europeo CircRural 4.0 para demostrar una mayor eficiencia de las depuradoras del tratamiento de aguas residuales de origen rural, muy comunes en el sur de Francia.

Menor consumo, menos emisiones

«Vamos a desarrollar un simulador que nos permitir tener un nuevo instrumento para la eliminación del fósforo en las depuradoras con menor consumo de energía y, sobre todo, con menos productos químicos”, ha explicado a Efe Mathieu Sperandio, profesor del INSA.

En su opinión, hay que mejorar el tratamiento actual del nitrógeno y el fósforo en las estaciones de depuración de Francia; “tenemos cada vez más ambición en reducir el consumo de energía en estos procesos y empezamos a preocuparnos por la emisión de gases de efecto invernadero”, ha asegurado.

Recuperación de recursos

El proyecto CircRural4.0 se enmarca en el Programa Sudoe, que forma parte del objetivo europeo de cooperación territorial conocido como “Interreg”, financiado a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

La iniciativa persigue la conversión de las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) pequeñas y medianas situadas en zonas rurales en instalaciones orientadas a la recuperación de recursos, mediante la manipulación diferenciada del nitrógeno, el fósforo y la materia orgánica del fango procedente de las estaciones depuradoras para producir fertilizantes.

Francia “es el país con mayor consumo de fertilizantes de Europa y el nitrógeno y el fósforo son muy utilizados por los agricultores”, ha explicado el profesor del INSA; por tanto, “toda solución que permita reciclar esos elementos para la agricultura, en condiciones sanitarias correctas, debe ser fomentada”.

En este sentido, Sperandio ha defendido la búsqueda de soluciones sencillas y rústicas para las pequeñas plantas, así como métodos de control que sean fáciles de poner en funcionamiento y lo más baratos posible”.

Inversión de conocimiento

En el suroeste de Francia, “tenemos una gran vocación rural, con unas 130 estaciones de depuración en los alrededores de Toulouse”, ha afirmado por su parte Yann Oudard, director adjunto de Réseau31, quien ha subrayado que estas instalaciones “no sólo precisan de inversiones económicas, sino de conocimiento para mejorar los procesos”.

“Podemos construir cosas muy ambiciosas, muy caras, en las que el usuario está detrás y finalmente es el que paga”, ha explicado, pero “nuestro objetivo es invertir intelectualmente en las instalaciones de capacidad media -en municipios de menos de 10.000 habitantes- para optimizar al máximo el tratamiento de sus aguas residuales sin lanzarnos en proyectos excesivamente ambiciosos en términos económicos”.

Para Oudard, “tenemos los mismos problemas que el resto de nuestros socios y estamos todos de acuerdo en los medios que hay que poner y que suponen un beneficio, sobre todo para las regiones del suroeste de Europa (…) pero también tenemos unas obligaciones, porque la directiva europea obliga a mejorar los tratamientos y la calidad de las aguas”, ha subrayado.

El proyecto CircRural4.0

En CircRural4.0, coordinado por el Centro Tecnológico Ceit-IK4, participan la Agencia Efe, la Fundación Instituto Tecnológico de Galicia (ITG), el Centro Tecnológico Agroalimentario Extremadura CTAEX y el Consorcio de Servicios Medioambientales de la Provincia de Badajoz.

Los socios portugueses son la Universidade Nova de Lisboa y Águas de Portugal, mientras que los franceses son el Institut National des Sciences Appliquées de Toulouse y el Syndicat Mixte de l’Eau et de l’Assainissement de Haute-Garonne.

A %d blogueros les gusta esto: